Más de 500 personas convocadas por la “Caravana a Grecia. Abriendo Fronteras” se han manifestado en la mañana del sábado frente a la embajada española en Atenas, al pie de la mítica Acrópolis, para expresar su repulsa a las políticas de migración y asilo del Gobierno español y su decepción con la actitud de desprecio que tuvo el cónsul Juan Sáenz de Heredia al negarse a recibirles en las instalaciones diplomáticas el pasado viernes.

La manifestación, que ha recorrido unos 500 metros ante la mirada de decena de turistas, ha tenido el mismo carácter pacífico con el que se han desarrollado todos los actos, visitas y acciones llevadas a cabo por la Caravana en su estancia en Grecia.

Recorrido de la Caravana a Grecia hasta la embajada de España en Atenas

Recorrido de la Caravana a Grecia hasta la embajada de España en Atenas. Foto: Caravana a Grecia

Ceguera institucional ante las personas refugiadas

El grito de “Abre la Embajada”, en cierta forma vino a clamar la distancia que media entre una ciudadanía comprometida con la situación de las personas refugiadas y la sórdida ceguera de las autoridades españolas y europeas.

“Yo no quiero pertenecer a esta Europa”, se ha escuchado en reiteradas ocasiones, lo que se ha correspondido con una acción de rebeldía contundente: la rotura y quema de decenas de pasaportes españoles.

Quema de pasaportes frente a la embajada de España en Atenas

Quema de pasaportes frente a la embajada de España en Atenas. Foto: Caravana a Grecia

Asimismo, activistas de la Caravana han realizado una performance que ha emocionado a todas las personas presentes y ha llenado la mañana de proclamas y cánticos, al tiempo que los suelos se han llenado de marcas de manos rojas, ensangrentadas. “Las políticas de la Unión Europea matan”, se ha gritado.

Este acto ha clausurado las actividades de esta “Caravana a Grecia. Abriendo Fronteras”, una iniciativa que la organización ciudadana considera apenas un punto de partida.

Este periplo por ciudades europeas y Grecia ha servido para conocer y denunciar la realidad que las personas refugiadas están viviendo en Grecia, y para articularse entre las diferentes iniciativas ciudadanas del Estado español.

El objetivo es aunar esfuerzos y conseguir eficacia en la lucha a favor de los derechos de las personas refugiadas y migrantes, y contra las fronteras.

La Caravana no llega a su fin, simplemente sigue en el camino de la lucha.