La “Caravana a Grecia, abriendo Fronteras” ha participado este miércoles en una manifestación frente a dos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) situados en Paranesti y Xanthi (Grecia), organizada en la campaña “No Borders”.

Momento de la manifestación contra los CIE

Momento de la manifestación contra los CIE. Foto: Caravana a Grecia

Las casi 300 personas de más de 20 ciudades del Estado español que se han trasladado a Grecia, han reivindicado así su postura en defensa de las personas refugiadas y migrantes que ilegitímamente son detenidas por su sola condición de estar en situación irregular.

La lucha contra la política de fronteras de la Unión Europea y, en particular la llevada a cabo por el Estado español, implican no sólo la defensa de los derechos de las personas solicitantes asilo, sino también los de todas las personas migrantes que son perseguidas, criminalizadas, detenidas y expulsadas, bajo el amparo de políticas de dudosa legalidad y nula legitimidad bajo la perspectiva de los Derechos Humanos.

Durante el acto, las autoridades policiales no han permitido que la manifestación avanzara hasta las puertas del CIE de Paranesti, aunque sí que una delegación conformada por representantes de No Borders y de la Caravana (entre ellos algunas doctoras). Han accedido al centro, donde han hablado con migrantes allí retenidos durante más de una hora.

La Caravana, en Grecia desde el lunes

Desde el lunes, la Caravana está trabajando en diferentes acciones reivindicativas como denunciar las fronteras y todo lo que comportan: centros de detención, expulsiones, devoluciones y la innumerable lista de violencias que se ejercen en los campos gestionados por el Ejército griego.

En este sentido, queremos subrayar las precarias condiciones que viven en los campos las mujeres y los menores de edad por su vulnerabilidad y que constituyen más del 50% de sus ocupantes.

La delegación llegada a Grecia participa en acciones reivindicativas que centran la atención sobre todo tipo de violencias. El objetivo es amplificar la voz de decenas de miles de personas invisibilizadas, olvidadas y vulneradas en sus derechos pese a los compromisos internacionales firmados por los diferentes países de la Unión Europea.

Por eso es necesario perseguir lo imposible para decir NO a los CIE, luchar por su cierre y exigir la inmediata libertad de todas las personas detenidas por la mera condición de estar en situación irregular.